Debate. El proceso como paradigma (4)

Después de la discusión sobre el arte procesual, sus puntos positivos y negativos, la parte final de la discusión en la lista empyre hablaba del propio concepto de paradigma.

Ha surgido, entre otras definiciones, el concepto propuesto por Thomas Kuhn en el libro La Estructura de las Revoluciones Científicas (1962), en que la idea de paradigma (modelos, teorías, filosofías, estrategias, etc) tiene una perspectiva evolucionista, en la cuál los paradigmas son sustituidos por otros “mejores” en el tiempo.  Aunque esto puede tener sentido en el ámbito científico, de acuerdo con algunos los participantes de la discusión, no sirve de modo general para las artes.

Las sucesiones de movimientos y escuelas del arte no están estructuradas como una secuencia lineal evolutiva. Como dicen los comisarios de Proceso como Paradigma en un ensayo del catalogo:«En el arte no hay vuelta atrás, sino ahora más que nunca movimientos paralelos, prácticas y conceptos, para los cuales el cambio de paradigma a proceso es uno de muchos cambios, uno que incuestionablemente tiene el potencial de tener un efecto duradero en el concepto de arte. Dependiendo de cuánta inercia tenga el paso de paradigma a proceso, puede que ya estemos de hecho en una nueva era del arte.»

La discusión que ha surgido a partir de ahí es: ¿Porqué “Proceso como Paradigma” es mejor que “Objeto como Paradigma”? Si el objeto artístico ha sido criticado en muchos casos por tener su calidad artística eclipsada por su valor de mercado cuando lo adquiere, esta dinámica tampoco ha sido totalmente eliminada con el arte digital. El mercado (que incluye el artístico) simplemente ha encontrado nuevos mecanismos de negociación, pero está lejos de desaparecer.

Sin embargo, también se debe tener en cuenta que los discursos científicos esconden visiones fragmentadas y distintos métodos que ocurren conjuntamente. La historia trata de “ordenar” estas visiones, sin dar voz a teorías que más tarde se han visto como “perdedoras”. Pero en realidad, el ámbito científico no es así, y muchos estudios de la Historia de la Ciencia ya se han encargado de ponerlos a prueba.

En parte, también se ha comentado si la relativa prioridad del término “proceso” en comparación a “paradigma” en la discusión podría tener que ver con esta idea de que en el arte no se puede decir de manera tan definitiva que una sistema expresivo es “superior” a otro, ya sea como proceso o como objeto (para utilizar la oposición presente en empyre). Esto también se relaciona con la idea de proceso en las obras de la exposición, que combinan obras tan dispares como arte generativo y bioarte. Si se toma en consideración también los nuevos procesos de creación presentes en las obras de arte digital, que combinan trabajos conjuntos de equipos multidisciplinares, obras de arte interactivo, o los work-in-progress, podemos ver que el concepto de paradigma en el arte está lejos de agotarse.

Anuncios