La evolución histórica de la idea de cultura, según Raymond Williams

Las primeras semanas de la asignatura Arte, consumo y cultura corriente. Entre la distinción y la autenticidad han servido para aterrizar progresivamente en sus contenidos y dinámica. Una parte significativa del trabajo del curso consiste en la lectura crítica de los textos propuestos, algo que realizamos colectivamente a través de distintos debates. Los estudiantes se han distribuido las lecturas entre ellos para asumir la dinamización del debate sobre una de ellas, y cada semana centramos el esfuerzo en el análisis de una de ellas. Intentamos dilucidar su interés, la vigencia interpretativa de los conceptos y giros de los autores, los límites de sus propuestas, etc.

A modo inaugural, hemos debatido dos lecturas de Raymond Williams sobre la evolución histórica del sentido de distintos conceptos clave para nuestro curso  (arte, democracia o, sobre todo, cultura). La dinámica del debate ha pivotado sobre la voluntad de resolver la paradoja de querer una conceptualización de la cultura que permita abordar la pluralidad de actividades y sentidos que pueden ser integrados bajo tal concepto, pero que, a su vez, sea suficientemente concreto como para hacer un uso operativo del mismo en los análisis o en la ordenación política de distintos aspectos de la realidad social. Esta semana hemos activado el segundo debate, referente al sentido de la noción de fetichismo de la mercancía en Marx. Es el primer debate cuya responsabilidad de dinamización recae en los propios estudiantes.

A su vez, a fines de la semana pasada ya se entregó el primer documento en el que cada estudiante plantea su propuesta de pequeño proyecto de investigación empírica que deben entregar como actividad final del curso. En este primer documento se requería explicitar el tema objeto de estudio, el planteamiento empírico y la preocupación teórica de fondo que se ven imbricados en tal propuesta.

Anuncios