Pensar la cultura desde las mediaciones

Desde hace unas semanas, estamos trabajando la aproximación pragmática a la producción cultural de Antoine Hennion. Hennion es un pensador francés con una prolífica obra en sociología de la música (industria del disco, producción del rock, enseñanza musical, el gusto musical, el renacimiento de la música barroca, el papel de los amateurs, etc.), y en sociología de los medios de comunicación, la cultura y la innovación (radio, publicidad, diseño, servicios…). Desde una perspectiva muy próxima a los denominados Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (STS), próxima a los planteamientos de Bruno Latour y Michel Callon, Hennion propone una aproximación a las innovaciones y las problemáticas vinculadas a la creación cultural, el arte y la cultura contemporánea centrada en los procesos de mediación que los constituyen, tomando como foco de análisis las prácticas antes que los dominios con los que calificamos esas prácticas.

Uno de sus conceptos clave para el análisis de las prácticas culturales es el de mediación. Entorno a este concepto hemos estado discutiendo en el aula. Una mediación es un proceso, un mediador materializa una relación. Todos los mediadores son actores independientemente de las cualidades ontológicas que les podamos asignar a priori, ya sean materiales, tecnologías, prácticas, discursos, etc. Así un instrumento musical es un mediador porque materializa y performa una relación con otros elementos, unos acordes, unos sonidos, un estilo de musica, etc…   estos elementos son articulados, y por tanto definidos, de una manera concreta por este mediador, y a la vez este mediador es definido en base las relaciones concretas que materializa con estos elementos. Sin embargo, para este enfoque pragmático es esencial establecer distinciones empíricamente relavantes. Es fundamental señalar y establecer distinciones y cualidades en base a los casos de estudio y por tanto su estilo argumentativo evita en lo posible cualquier generalización que no esté enmarcada en una descripción de los detalles.

Una de las distinciones más conocidas en el estudio de la ciencia y la tecnología es la de mediador vs intermediario. De acuerdo al uso que ha hecho Latour del término mediación, ésta es sinónimo de traducción: transformación. Es decir, algo se reproduce transformándose. Latour utiliza la noción de traducción para mostrar como diferentes elementos se articulan para conformar un nuevo actor y en su articulación se transforman. Del mismo modo a cómo lo hace Hennion para la música por ejemplo. Por lo tanto, la mediación es fundamentalmente una relación de fuerza. Mediar es articular y trasnformar, pero, ¿en qué sentido? ¿hacia dónde? Esto es lo importante. En un estudio de corte pragmático estas son las preguntas que deben resolverse. En el caso de los estudios sobre tecnología, Latour acuñó la noción de intermediario para cualificar el modo en el que la tecnología mediaba, es decir articulaba la realidad. Así, cuando subo a una bici soy traducido y al mismo tiempo la bici es traducida por mi… conformando una entidad nueva de esa mediación: el ciclista. Ahora bien, el ciclista tiene cierta estabilidad, no se es siempre un ciclista nuevo cada vez que subimos a una bici, el diseño de la bici tiene cierta estabilidad y nuestra habilidad para ir en bici también. El diseño de una bici no es ‘simplemente la producción de una cierto producto material, más bien la producción material de la bici resulta de la articulación de un tipo de modos de pedalear, de una serie de prácticas de ir en bici, de una configuración urbana y de un flujo de tránsito de vehículos concreto… (para ver un estudio sobre la bici con una aproximación parecido ver:  Of Bicycles, Bakelites, and Bulbs de Wiebe Bijker. Hay una fijación. Por eso Latour distinguirá entre mediación e intermediación cuando habla de tecnología… La mediación es un proceso en el que siempre se trae algo nuevo, donde forzosamente los elementos son traducidos y modificados, donde se configuran entidades nuevas. Por el contrario, la intermediación es un proceso de mediación estabilizado en el que los elementos están alineados y su relación fijada. Esa es la diferencia también entre mediador y intermediario.Y esto está conectado con la cuestión del actor… los mediadores son ‘realmente’ actores porque introducen diferencias. En el caso de los intermediarios, pues digamos que son menos actores… acostumbran a estar disciplinados y a comportarse como correas de transmisión. Ahora bien, no hay que olvidar que  la capacidad de actuar como mediador o como intermediario emerge siempre en la articulación de los elementos… Es algo que debe describirse empíricamente mostrando cómo los elementos se relacionan entre sí… Y esto es precisamente lo que hace Antoine Hennion para el caso de la música y otros fenómenos culturales.

Anuncios