Paddles ON!: el arte digital, a subasta

Joe Hamilton - Paddle8

El pasado 1 de octubre, la plataforma de subastas en Internet Paddle8 inició su primera subasta de arte digital, que se prolonga hasta el próximo 10 de octubre. Bajo el título Paddles ON!, esta subasta constituye una iniciativa conjunta de la prestigiosa Phillips (actualmente la tercera casa de subastas más importante, después de Christie’s y Sotheby’s) y la plataforma de microblogging Tumblr.

Una selección de 20 obras de arte digital, comisariada por Lindsay Howard, se presentan en el sitio web de Paddle8 con precios de salida entre 500 y 6.000 dólares. Los beneficios de la subasta se destinan en un 20% a la organización Rhizome, dedicada a la difusión del arte digital, mientras que el 80% restante es pagado a los artistas. La mayoría de los 18 artistas participantes son jóvenes emergentes que se han dado a conocer en blogs y redes sociales, si bien también hay algunos nombres veteranos, como Mark Tribe (fundador de Rhizome) o Casey Reas, además de otros relativamente conocidos, como Rafaël Rozendaal, Nicolas Sassoon o Petra Cortright. La puja se desarrolla estos días en Paddle8 y culminará el 10 de octubre a las siete de la tarde, momento en que las pujas más altas serán transferidas a una subasta presencial que tendrá lugar en la sede de Phillips en Nueva York unas horas más tarde.

La subasta ha captado la atención de los medios por lo que se supone constituye una innovación en el mercado del arte. En un artículo publicado en el Wall Street Journal, Jennifer Maloney destaca que los organizadores han tenido que tratar con cuestiones logísticas inusuales debido a la naturaleza de algunas obras, que “viven en la Red, y continuarán existiendo allí, incluso después de ser compradas.” Sin duda esta puede ser una condición novedosa para algunos coleccionistas, pero no es la primera vez que una persona, institución o museo compra una obra de arte en Internet: por ejemplo, el Whitney Museum of American Art adquirió, ya en 1995, la obra de Douglas Davis The World’s First Collaborative Sentence (1994), que mantiene actualmente en dos versiones, una activa (“en vivo”) y otra archivada (“histórica”). Entre las obras a subasta, ifnoyes.com, de Rafaël Rozendaal, es una obra de arte en Internet que efectivamente debe mantenerse en su propio sitio web, pero su comercialización no supone una novedad puesto que el artista lleva años vendiendo obras como esta por medio de su contrato de venta de sitios web artísticos. También obras como el vídeo de Petra Cortright RGB, D-Lay introducen una variable en su precio, que en este caso se calcula según el número de vistas en YouTube, pero la obra una vez vendida no deja de ser un vídeo en una edición de 5 copias. Por otra parte, en un vídeo del programa Digits del Wall Street Journal, Maloney responde a las preguntas del periodista Simon Constable, quien plantea las habituales dudas acerca de “cómo invertir en arte digital”: la posibilidad de hacer innumerables copias de la obra, o el hecho de tener que pagar un mantenimiento de la obra (como es el caso de las obras de arte en Internet).

Paddles ON

Tal vez sean estas reticencias la causa de la baja participación en la subasta: a día de hoy (7 de octubre) tan sólo la mitad de las obras han obtenido pujas, en la mayoría de los casos sólo una. Analizando los formatos de las piezas, pese a que se trata de arte digital (elaborado con medios digitales y/o con referencias a la cultura digital), cabe destacar que la mayoría de ellas se presentan en formatos habituales en galerías y museos, tales como escultura, impresión sobre papel u otro soporte, vídeo y también pintura. El número de pujas parece vincularse al formato, siendo una impresión digital sobre aluminio de Petra Cortright, r_sept.psd #1 (2013) la que cuenta actualmente con más pujas (11), seguida por la escultura de Addie Wagenknecht Assymmetric Love Number 2 (2013) con 3 pujas, y diversos vídeos e impresiones digitales con una puja. Un interesante ejemplo de la importancia que se concede al formato, derivando en formas tradicionales de presentación de la obra, lo encontramos en la obra Hyper Geography (2011) de Joe Hamilton, un vídeo en edición de 3 copias vinculado a una cuenta de Tumblr en la que el artista ha creado un elaborado collage con imágenes extraídas de la Red en el que cuestiona nuestra relación con la naturaleza. La obra permanece en Tumblr de forma libremente accesible, mientras el vídeo se presenta en un fotograma enmarcado, acompañado por una memoria USB que contiene el archivo y también se ha colocado dentro del marco (véase la foto que encabeza este texto). La inutilidad de la memoria USB enmarcada señala así la importancia que se otorga al marco como elemento que define la pieza como obra de arte.

Notablemente, no han recibido atención de los postores dos de las piezas más destacadas de la subasta: Americans! de Casey Reas, una pieza de software art que genera automáticamente un montaje a partir de un fragmento de vídeo de una televisión estadounidense, y la ya mencionada pieza de Rafaël Rozendaal, ifnoyes.com, que se aloja en un sitio web y permite una interacción directa con el usuario. Ambas piezas se encuentran entre los ejemplos más sólidos de la creación artística con nuevos medios y reflejan las posibilidades del uso de los medios digitales frente a los formatos tradicionales de obras estáticas. 

Con todo, el actual estado de las pujas no puede ser considerado muy estrictamente como un indicador del interés hacia estas obras, puesto que muy probablemente será en la subasta presencial en Phillips donde se decidan finalmente las ventas. Estas estarán sin duda potenciadas por las particulares dinámicas que se dan en estos eventos y el interés que sin duda tendrá tanto la casa de subastas como las galerías que representan a algunos de los artistas en que se cierre una subasta exitosa. Una vez completada esta primera subasta de arte digital, queda por comprobar si realmente se abre un terreno nuevo en el mercado del arte contemporáneo, o si asistimos nuevamente a un experimento puntual.

Anuncios

2 comentarios en “Paddles ON!: el arte digital, a subasta

Los comentarios están cerrados.