Un amor asimétrico: el arte digital se integra en las subastas

Asymetrical-Love_2_Cornette_final.200544

Cuando todavía no se ha cerrado la subasta de arte digital Born Digital en Paddle 8 (a la que he dedicado un post en este blog), se anuncia otra subasta de arte contemporáneo que incluye en su catálogo diversas obras de arte digital. La casa de subastas belga Cornette de Saint Cyr (fundada en 1973 por Pierre Cornette de Sint Cyr) ha anunciado una venta pública que tendrá lugar el próximo 27 de abril bajo el título “Arte Contemporáneo – Arte Moderno – Diseño” e incluye un total de 442 lotes entre los que se encuentran numerosos objetos de diseño (tales como una mesa de Marcel Breuer, una chaise longue de Jean Prouvé o diversos muebles de Alvar Aalto) y obras de artistas como Daniel Buren, Pamanarenko, Tiguely, Pistoletto, Arman o Sophie Calle.

En este ecléctico catálogo se pueden encontrar los lotes 136 a 140, formados por obras de los artistas LIA, Ryoichi Kurokawa, Addie Wagenknecht, Pia Myrvold y Frederik De Wilde. La selección ha sido comisariada por Nicolas Wierinck, director de la agencia de producción de proyectos artísticos Cimatics, con sede en Bruselas, que de hecho ha producido proyectos de algunos de estos artistas. Las obras, descritas por Wierinck como “Post Media y New Media”, se presentan como objetos o software integrado en una pantalla, en ediciones limitadas de entre 3 y 7 ejemplares. Entre ellas destaca Asymmetrical Love Nº2 (2013)de Addie Wagenknecht, pieza estrella de la subasta Paddles On! que tuvo lugar en Paddle 8 en octubre de 2013. La ya icónica escultura formada por un conjunto de cámaras de vigilancia a modo de candelabro fue vendida en esa ocasión al coleccionista Robert D. Bielecki, siendo en esta ocasión la prueba de artista la que se pone a subasta. El éxito de esta pieza, que ha agotado sus ediciones y se presenta por segunda vez en una subasta en apenas unos meses, es un hecho bastante irregular teniendo en cuenta la breve trayectoria de la artista, que de hecho se ha dado a conocer con esta obra. Asymmetrical Love también puede verse como un buen ejemplo del tipo de obra de arte contemporáneo que emplea las tecnologías actuales pero lo hace de una manera que resulta fácilmente comprensible para quienes no están particularmente interesados en la estética y la cultura del arte digital, a la vez que entra en los parámetros que el mercado del arte requiere a la obra: un objeto físico, realizado en una edición limitada, que en principio no requiere un mantenimiento especial.

Las otras obras a subasta son: Filament Sculptures (2013) de LIA, un conjunto de 24 esculturas realizadas con una impresora 3D a partir de un proceso algorítmico; Quantum Noise Painting #1 (2013) de Frederik de Wilde, una composición en óleo y tinta sobre aluminio generada a partir de una visualización de fluctuaciones cuánticas; Expandium Fractal Bridge (2013) de Pia Myrvold, una animación 3D que se presenta en una memoria USB con una imagen numerada y firmada y una pantalla HD de 46″ y finalmente Oscillating Continuum (2013) de Ryoichi Kurokawa, una “escultura audiovisual” que se presenta en dos pantallas LED y un ordenador con el software que hace posible la pieza. Los precios oscilan entre los 5.000-7.000€ de la pieza de LIA y los 25.000 – 35.000 € de la obra de Kurokawa.

Sin duda la relación entre Wierinck y la casa de subastas ha facilitado esta inclusión de diversas obras de arte digital en el extenso catálogo de esta venta concreta, por lo cual no cabe precipitarse a lanzar conclusiones sobre la presencia de este tipo de obras en el mercado del arte contemporáneo. Sin embargo destaca la normalidad con la que estas piezas se integran en un conjunto más bien “clásico”, y cómo lo hacen sin grandes declaraciones acerca de las particularidades y los retos que supone coleccionar arte digital, como se hizo en Paddles On! hace apenas unos meses. En la relación de “amor asimétrico” entre el arte digital y el mercado del arte (por tomar prestado el título de la obra de Wagenknecht), se va repitiendo la estrategia de integrar estas obras directamente en subastas, tal vez como una vía alternativa a la galería de arte y la feria, mientras siguen sin consolidarse las plataformas online.

Anuncios