Electric Objects: una pantalla para el arte (digital)

6dc7db0c8326c965acda6ecfc6387f00_large

Hace unos meses comentaba en este blog las diferentes iniciativas que llevan arte a las pantallas que nos rodean (en el artículo Arte digital en la era de la computación ubícua). Una de estas iniciativas, la empresa Electric Objects, ha lanzado este mes una campaña en Kickstarter para iniciar la producción de su producto, una pantalla plana pensada para ser colgada en la pared y mostrar obras de arte.

El EO1, primer prototipo de la empresa, es básicamente un ordenador integrado en una pantalla plana que se conecta a Internet por wifi y cuenta con un software desarrollado por la empresa que permite seleccionar imágenes para mostrar en la pantalla. En este sentido, se parece mucho a un marco de fotos digital, de mayor tamaño, conectado a Internet y equipado con una interfaz que se controla a través de un smartphone. La empresa destaca que el E01 “está pensado para integrarse en el ambiente, como una fotografía o una pintura. Se convierte en parte de tu casa, ofreciéndote la posibilidad de disfrutar de Internet a un ritmo más lento y meditado.” Las principales características del aparato son las siguientes:

  • No tiene teclado ni ratón
  • No muestra alertas, avatares, pases de fotos, ni tiene escritorio o iconos
  • Se realiza con un acabado mate, que proporciona un brillo mínimo
  • Un único cable de alimentación (similar al del MacBook Pro)
  • Fácil de colgar en la pared (o poner sobre un soporte, que se vende por separado)
  • Fácil de conectar, se conecta via WiFi
  • Consume la misma energía que una bombilla normal
  • Procesa WebGL, Processing, GIFs animados, y la mayoría de las librerías de Javascript

Cabe señalar que se trata de “disfrutar de Internet”, no necesariamente de “arte”, y las características del aparato indican que puede ser un espacio de visualización de cualquier imagen curiosa o animación que se pueda encontrar en la Red. Con todo, el dispositivo emula un cuadro o fotografía enmarcada, con lo que sin duda conduce a percibir cualquier imagen que se muestre en él como una obra de arte. Sus creadores son particularmente conscientes de la necesidad de huir de la identificación del dispositivo con un ordenador, y por ello reducen el brillo de la pantalla al mínimo, no incluyen altavoces y además ofrecen opciones tales como un marco artesanal de madera marrón que contribuye a percibir el objeto como un marco “tradicional”.

Electric Objects indica en su página de Kickstarter que “hay más arte en Internet que en cada galería y museo de la Tierra”, pero estos “bellos objetos” están atrapados en las pantallas de nuestros ordenadores, tablets y smartphones, “aparatos diseñados para la distracción.” Ciertamente, el EO1 se define por el deseo de crear una pantalla diferente, no ya multifunción como los dispositivos que nos rodean sino destinada a una única función. De manera similar a como el Kindle y otros lectores de ebooks son “libros aumentados”, el EO1 vendría a ser un “marco aumentado”, con la única función de mostrar una imagen (estática o en movimiento), renunciado a otras funciones que podría tener un ordenador para no confundirse con los dispositivos que empleamos en el trabajo y el ocio diarios. La orientación vertical del EO1 (que no puede modificarse, de momento) responde también al deseo de evitar su identificación con una pantalla. Aunque comprensible, esta decisión es arriesgada puesto que impone un formato de imagen muy inusual, al que es preciso adaptar la obra y puede limitar las opciones del aparato a largo plazo.

1d4d8e60a26d446815e1c47db295f44f_large

También cabe considerar que el marco digital depende de una aplicación controlada por Electric Objects, en la que se hallará una selección de piezas que pueden mostrarse en el mismo. Actualmente, la empresa está llevando a cabo un proyecto de artistas en residencia, con el que busca desarrollar un catálogo de obras creadas específicamente para el EO1, bajo el asesoramiento de diversos técnicos y profesionales del mundo del arte como  Steve Sacks, director de la galería de arte bitforms (Nueva York), quien ya vaticinó hace años que un día todos los coleccionistas tendrían obras de arte digital en sus casas, en pantallas destinadas a ello (ver entrevista a Steve Sacks en este post del blog). Entre los artistas que ya han participado en la creación de obras para el EO1 cabe destacar a jóvenes creadores como Rafaël Rozendaal  y Nicolas Sassoon, cuyas obras everythingalwayseverywhere (Rozendaal) y  wf3–doubled (Sassoon) ya destacan por una marcada verticalidad.

¿Puede convertirse el EO1 en un standard para el mercado del arte digital? La participación de Steve Sacks indica una posible asociación con galerías que podrían distribuir obras de sus artistas por el canal exclusivo que establecería el dispositivo de Electric Objects junto con una selección de piezas disponibles (en venta o por suscripción). Otras plataformas, como Sedition, podrían estar interesadas en este modelo, si bien de momento el formato de la pantalla supone una considerable limitación, el grueso cable de alimentación puede ser también un problema, y la oferta de contenidos (como ocurre con cualquier otro dispositivo digital) puede determinar su aceptación. De momento, la campaña de Kickstarter está siendo muy exitosa, con 1.452 inversores y un total de $506.315 recaudados (de los $25.000 a los que aspiraba la campaña, es decir un 2.000% de la suma esperada) a 16 días de finalizar su ronda de aportaciones. Si el EO1 se convertirá en el iPod de los coleccionistas de arte es algo aún difícil de predecir, dada la complejidad del mercado del arte, que no se rige por los mismos parámetros de otros mercados, como el de los productos electrónicos o la industria del entretenimiento.

Anuncios